P: 635 12 71 55 · M: 610 96 78 38 hola@disciplinapositivavalencia.es

Autocuidado

Qué palabra más importante… Es una palabra compuesta formada por auto y cuidado. Podemos encontrar infinidad de descripciones que nos indican de dónde vienen estas dos palabras, pero el concepto se resume en: cuidarse a uno mismo.

Cuidarse a uno mismo implica varias cosas. Implica cuidar nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu. ¿Por qué? Porque no somos una sola cosa, podríamos decir que el ser humano tiene tres dimensiones que lo hacen ser: el físico, el intelecto y la trascendencia. Y el autocuidado es para las tres, no para una de ella. Somos un todo, no estamos formados por partes desmontables de quita y pon de las cuales podamos prescindir. Si nos falta una, algo nos falla.

Todo esto que acabo de escribir lo tengo muy claro y lo sé desde hace mucho tiempo, años, pero lo cierto es que no siempre cuido estas tres partes.

Esta semana mi cuerpo dijo ¡hasta aquí! y necesitó frenar. ¿Por qué escribo esto? Porque la gran ayuda del autocuidado es que nos permite poder hacer frente a todos los acontecimientos diarios (y vuelvo a insistir en un autocuidado en las tres dimensiones) y a mi esta durante un tiempo se me había estado olvidando. Cuando uno se preocupar por cuidar de las tres dimensiones el cuerpo no tiene que obligarte a parar. Es la propia persona la que proporciona esos momentos de desconexión en los que alimenta al cuerpo y le da energía para poder continuar.

A mí muchas veces me cuesta cuidarme, solo veo que necesito cerrar cosas del trabjao o organizar lo que tengo a mitad y olvida esta parte tan importante de la vida: el propio cuidado. La consecuencias las vas viendo poco a poco y lo cierto es son triste pero… ¡tiene solución! porque todo es ponerse en marcha y recordar que hemos sido creados por amor y para amar así qué ¡en marcha!

 

¿Por qué es tan importante el autocuidado?

 

Se nos ha regalado un gran tesoro “la vida” y somos los responsables de cuidar este gran regalo. No es cosa fácil pero sí de gran importancia, tan importante que de este cuidado va a depender todo lo demás. ¿Por qué? Porque somos reflejo y porque no vivimos nosotros solos. Porque es muy difícil poder cuidar a los demás si no nos cuidamos primero nosotros.

Para que lo podamos entender de una forma visual: no podemos amar a alguien si primero no nos hemos sentido amados y no hemos descubierto lo que es el amor. ¿Cómo vamos a poder dar algo, cualquier cosa, si no tenemos nada para dar?

Como vi un día en algún sitio (no sé dónde): Es muy difícil llenar el vaso de agua de la persona que tenemos al lado si nuestra jarra está vacía. ¿No tendremos que llenar primero la jarra?

 

Cuidemos nuestras dimensiones…

 

En la medida en la que cuidamos de nosotros mismos somos capaces de cuidar a los demás por eso es tan importante el autocuidado. Para poder tratar al otro con el respeto que necesita tenemos que empezar a cuidarnos nosotros mismos si no, todo lo demás se nos va de las manos y el cerebro irracional (emocional) pasa a un primer plano en todos o en la mayoría de los momentos del día (en el día a día funcionamos con la parte racional de nuestro cerebro y en determinadas ocasiones es el irracional el que toma las riendas). Sin el autocuidado, todo lo que hablamos en disciplina positiva no se puede llevar a cabo o es realmente difícil.

Mucho ánimo, ¡recuerda que cada una de las personas somos únicas e irrepetibles! Cuidémonos.

 

Si os ha gustado u os ha resultado útil esta entrada, por favor compartid ¡Muchas gracias!

También podéis seguir a Disciplina Positiva Valencia. A su altura en FacebookInstagram, y apuntaros a la newsletter de la home para no perderos nada.