P: 635 12 71 55 · M: 610 96 78 38 hola@disciplinapositivavalencia.es

Bienvenidos a Disciplina Positiva Valencia. A su altura.

En la página podéis leer algo sobre nuestro proyecto y, a partir del proyecto nace -A su altura- ¿Qué significan estas tres palabras?

Estas tres palabras nos hacen presente la importancia de acompañar al niño en su desarrollo, en su crecimiento de una manera muy concreta. Agachándonos. ¡Cuánto nos cuesta esto a veces!

La primera diferencia entre un niño y un adulto, la más clara y visual, es la diferencia de tamaño. Luego podemos sacar muchísimas más diferencias, pero la primera, es ésta. Esta diferencia impide muchas veces que la relación entre el adulto y el niño sea la más adecuada.

Imaginemos por un momento que algunas de las personas que tenemos alrededor midiesen más del doble de lo que nosotros medimos. Y que cuando se dirigiesen a nosotros tuviésemos que levantar la cabeza cada vez, y que encima hubiese veces que esas personas nos gritasen, nos hablasen mal o simplemente que lo que nos dijeran, no lo entendiésemos. Creo que si esto nos pasase a nosotros mandaríamos a estas personas a tomar viento fresco (dicho de una manera suave). Puedes estar pensando en este momento: bueno, esta diferencia de tamaño no es para siempre. Claro que no, esta diferencia no es para siempre, pero hace que muchas veces nos creamos superiores a ellos.

En nuestro logotipo aparecen dos personas, una mujer y un niño. Las dos caras están a la misma altura. Para que la mujer esté a la misma altura que el niño o bien ella se ha tenido que agachar, o ha tenido que subir al niño a algún lugar donde pueda estar a la misma altura que ella. En este caso, la mujer está arrodillada, “ha bajado”. Pensamos que esto es algo importante porque no es lo mismo agacharse (servir) que estar recto esperando a que el otro se mueva por nosotros.

Entre ellos hay un corazón que representa el amor. Más que el amor, una educación con amor. Para que podamos decir que la educación es una educación con amor, es necesario un equilibrio entre la firmeza y la amabilidad. Es aquí donde nos topamos con dos claves importantísimas y básicas de la disciplina positiva. Por esto, esa d y esa p dentro del corazón.

El corazón lo sujetan los dos y además se están mirando. Los dos lo sujetan porque la disciplina positiva no es unidireccional, es multidireccional, es decir, repercute a todos con los que tenemos una relación, un diálogo, un tiempo en el que compartimos algo. Y se miran porque precisamente esto es a lo que nos ayuda la disciplina positiva: a mirar al otro, a ver más allá.

Todo esto es lo que engloba nuestras tres palabras. A su altura. Es un trabajo difícil y constante pero igual de precioso y gratificante.

 

Bienvenido a Disciplina Positiva Valencia. A su altura.

Patri y Míriam