P: 635 12 71 55 · M: 610 96 78 38 hola@disciplinapositivavalencia.es

Nuestro proyecto

Este proyecto nace de ver lo importante que ha sido en nuestra vidas mejorar nuestra manera de educar.

 

Como padres, a lo largo del día, nos encontramos con situaciones que nos desbordan y no sabemos cómo gestionar adecuadamente. Tenemos la obligación de cumplir con nuestras responsabilidades de adultos y, al mismo tiempo, dar respuesta a las necesidades de nuestros hijos o alumnos. Cuando esto ocurre, muchas veces no sabemos gestionar nuestras emociones y dejamos que reaccione nuestra parte más visceral en lugar de la racional, convirtiendo nuestros gestos y palabras en un conjunto de emociones que manejamos de manera inadecuada. Esto es completamente normal porque somos humanos y las emociones son inherentes a nuestro ser, pero es cierto que, como adultos, tenemos la responsabilidad de saber gestionarlas adecuadamente para saber educar a nuestros niños y jóvenes con amor.

Creemos que todos queremos ser buenos padres y buenos profesionales, sea de la rama que sea. Esta es nuestra intención ya que cada día somos más conscientes y experimentamos que es muy difícil conseguir este objetivo en algunos momentos. Nos faltan herramientas, como padres y como profesionales, que nos permitan poder ofrecer a nuestros hijos y alumnos una educación emocional basada en el amor, la comprensión, el respeto y la firmeza. Nuestro proyecto nace de la necesidad de mejorar nuestra manera de educar. De la necesidad de poder facilitar las herramientas necesarias para que podemos educar de esta manera dentro de nuestras familias y en todos los campos profesionales en los que se trabaja con niños y jóvenes. Hemos creado una plataforma donde podréis encontrar cursos, talleres y charlas de Disciplina Positiva y para educar a su altura. Además, también facilitamos talleres presenciales allá donde se nos necesite, porque queremos hacer llegar estas herramientas a todas las familias y centros que quieran conocerlas.

Esta inquietud de querer mejorar y ayudar a los niños y jóvenes a crecer, madurar, ser independientes, sentirse queridos aun cuando se les corrige, etc. nos llevó a formarnos a las dos en Disciplina Positiva. Esta formación como educadoras de Disciplina Positiva para familias y de aula, supuso un cambio real en nuestras vidas. Nos hizo plantearnos realmente cómo queremos educar y cómo llevarlo a cabo.

Hace algún tiempo un psicólogo maravilloso nos habló de la importancia de que los padres sean faros en el hogar. La disciplina positiva, a nosotras, nos ha ayudado y nos ayuda a que esto se haga presente. El faro está fijo y alumbra firme y amablemente para que los barcos sepan dónde está la tierra. Los navegantes pueden ir en todas direcciones, pero siempre saben que el faro va a estar ahí, no se va a mover. Así debería ser siempre la forma de educar de un padre o de un maestro: a pesar de que nuestro hijo o alumno vaya por sendas equivocadas, actuar con amor y firmeza y esperar como faros a su regreso.

Quienes somos

Me llamo Patricia, soy maestra de primaria y madre de tres niños, dos mellizos de cuatro años y un bebé de un año. Empecé a trabajar hace diez años en la educación pero el nacimiento de mis hijos me hizo darme cuenta de que, tanto como madre como profesional de la educación, necesitaba herramientas que me permitiesen educar a mis hijos y a mis alumnos desde una perspectiva diferente a la que nos plantean cuando estudiamos Magisterio ya que yo quería criarlos y educarlos de manera consciente. Comencé a formarme como guía Montessori y en enfoques y pedagogías como Reggio Emilia, Waldorf, etc., para continuar formándome en Educación afectivo-sexual, Inteligencia Emocional y Comunicación No Violenta.

Me llamo Míriam y estudié logopedia y magisterio. Soy madre de acogida de un niño de 12 años y trabajo en un cole como maestra de educación especial en secundaria. Empecé a trabajar hace nueve años en la educación, hice algunos cursos de Dialog y Ramain que me ayudaron a observar, escuchar y tener ganas de educar de una manera diferente. Continué formándome en el ámbito afectivo-sexual, en inteligencia emocional y en pequeños ámbitos de la pedagogía Montessori.